Desinterésate

De lo que crees.

Un rato.

Cambia tu atención.

De interesarte a desinteresarte en lo que piensas.

Y apóyate en el espacio de no saber.

Apóyate en el espacio de estar libre de juicios.

Apóyate en el espacio de estar libre de gustar o disgustar.

Sólo desinterésate de lo que piensas.

Cambia tu atención.

A tener curiosidad: siente la curiosidad, levanta la curiosidad, siente el juego.

En el espacio de las percepciones infinitas.

Descubre la belleza de las cosas cotidianas que te rodean.

Disfrutar descubriendo algo nuevo en las mismas cosas, en el mismo mundo cotidiano.

 

Foto ©Hèlen A Vink, 25 octubre 2015, Rotterdam