El caos es buena noticia

Incomodidad

En cuanto empezamos a aflojar nuestro apego a lo que creemos firmemente y a lo que nos aferramos con fuerza, ya sea algo que nos guste o nos disguste, opiniones sobre uno mismo y otras personas, creencias sobre lo que son las cosas y demás… se produce primero una sensación de incomocidad.

Primero el caos

Experimentar ese aflojar las fijaciones es experimentar lo que no es armonioso. Experimentamos el caos interno. Así que primero estudiamos el caos.

Completamente incondicional

El caos nos permite ver todos los aspectos del mismo, todas las caras, lo negro y lo blanco. Cuando empezamos a respetar ambas caras, el caos igual que la armonía, podemos ir hacia algo que es completamente incondicional.

Sonrisa

El problema es que no sonreímos cuando nos enfrentamos al caos. Cuando se produce caos, incluso dentro del caos podemos sonreir y eso cura la confusión y el resentimiento».  C. Trungpa

©Hèlen A Vink
12 de marzo de 2015,  Zandvoort