La cámara mejor

¡Todo el mundo confía en que esto esté hecho o ya exista!
Y… por supuesto, es verdad. La major cámara ya existe. Aunque no es fácil mantenerla en la jungla de desarrollo tecnológico super rápido de la fotografía digital, las cámaras digitales y otras posibilidades digitales relacionadas. Por no mencionar la oferta enorme de cámaras de todos los tamaños y tipos en estos tiempos.

Pero realmente existe una cámara única que es mejor.
La única que puede hacer «todo», en técnica fotográfica e imagen digital posible, que puede convertir tu deseo fotográfico en realidad.
La única que garantiza las mejores imágenes que se puedan hacer.

Personalmente prefiero tomarme con tranquilidad los nuevos desarrollos de las cámaras digitales porque es mi profesión. Por fortuna realmente disfruto estos tiempos de tecnología de desarrollo rápido; como parte de esta corriente rápida, las cámaras se vuelven más fáciles de usar, mejores, más pequeñas, más ligeras y también más baratas. Y cuando siento curiosidad por una cámara o lente nueva, primero compruebo las páginas web (en inglés) de estos probadores profesionales para ver qué dicen:

Steve’s Digicams
Camera Labs

Así que ¿cuál es la cámara mejor?

Es sencillamente tu cámara.

Tu cámara es la mejor cámara. ¡Siempre!

Da igual los menús, los detalles o pixeles o el zoom rápido que tenga una cámara, ni las promiesas que ofrezca la publicidad, si uno realmente conoce su cámara y se familiariza con las posibilidades de su cámara, se convierte naturalmente en la mejor cámara. La major cámara del mundo.

Da igual que sea un espejo reflex con lentes intercambiables, una cámara compacta, una cámara compacta con superzoom o una cámara sin espejo. La más cara, la más barata o de precio intermedio.

Mientras uno pueda expresar su percepción visual con alguna facilidad y mucha confianza, con suficientes facilidades de uso para ajustar unos pocos elementos en la cámara.

Pero da igual la cámara que uno tenga, sea la más avanzada o la más sencilla, hay que conocer unas cuantas técnicas fotográficas básicas.

Siempre uso sólo 4 elementos.
Según mi experiencia, considero estos 4 cruciales para trabajar, como lo básico del medio de la fotografía. Estos elementos básicos son los que trabajo con mis dos cámaras, la cámara compacta y la cámara sin espejo.

1. La abertura (se ajusta la profundidad de campo/f stop que se necesite y la cámara ajustará automáticamente la velocidad de obturación)
2. ISO
3. Profundidad de campo
4. Compensación de exposición.

Respecto a la técnica fotográfica, esto es lo que hago.

Para comprender cómo funciona hay que comprender el triángulo de ISO, abertura/ profundidad de campo (abertura de foco o DOF) y velocidad de obturación. Mira a ver si te resulta útil la imagen de abajo. Y se puede encontrar mucho en internet al respecto. Recomiendo: encontrar una explicación sencilla o encontrar a alguien con quien se pueda practicar esto.
exposure-triangle

Y otra cosa que uno quiere aprender y comprender es cómo funciona la aproximación o zoom de las lentes.

Desde el planteamiento de la fotografía contemplativa, esto es lo que realmente es, respecto al funcionamiento de la técnica fotográfica. Por supuesto hay conocimientos más sutiles para explorar después pero la fotografía (digital) no es una ciencia complicada.

En el planteamiento de la fotografía contemplativa todo consiste en expresar las percepciones con precisión y elegancia (tal como uno las ve) usando los pocos elementos necesarios. Al hacerlo y fotografiar se va aprendiendo con el tiempo lo que la cámara y las lentes pueden hacer. Conocer las posibilidades y limitaciones de la cámara y las lentes convierten a tu cámara en la mejor cámara. Y en el mejor amigo.

Hazlo.
Haz fotos.
Invierte tiempo al hacer una foto.
Un instante a cada instante.

Aprieta el disparador cuando sientas confianza en haber ajustado los elementos.
El ISO adecuado (compruébalo siempre), la abertura de objetivo adecuada (compruébalo definitivamente), y por supuesto comprueba la velocidad de obturación (¡asegúrate que no es muy lento!). ¡Ahora, adelante!

Por supuesto no se hacen todas las fotos así. Yo no lo hago.
Pero si de vez en cuando haces esto deliberadamente, sin ninguna prisa (que siempre es útil) y poniendo atención en lo básico, resulta cada vez más fácil y resulta más natural manejar la cámara.
Confía simplemente en la progresión natural y en el ritmo cuando lo haces así.

Cuando selecciones después las imágenes en el ordenador, mira los elementos que has usado en cada imagen. La información sobre los elementos siempre está incluida en el archivo de cada foto. Al comprobar esta información se puede aprender mucho de técnica fotográfica y contribuye a comprender por qué una imagen es un equivalente fructífero de la percepción relacionado con la técnica o por qué no es así.

Deja que la cámara sea tu mejor amigo.
Y como todas las amistades, requiere tiempo y con el tiempo, por las salidas y por pasar el tiempo juntos, crece la confianza y el amor.

Relájate con ello y no te enganches demasidado con los comentarios mejores de los amigos fotográficos entusiastas o cínicos, ni de la publicidad que te indica que necesita los aparatos más novedosos. Y no dejes que te desanime la cámara por pensar que no puedes manejarla.

Interésate sencillamente por lo más básico, lo mínimo y crucial de la técnica fotográfica y cómo lo puedes aplicar usando los elementos de tu cámara. Hazlo sencillo pero céntrate. Familiarízate con unos pocos elementos cruciales y técnicas fotográficas y quizás encuentres que puedes fotografiar casi cualquier cosa que te impresione.
Y suelta cuando la percepción vívida directa no funciona para expredsalra con la cámara 🙂

La fotografía contemplative Miksang consiste sobre todo en disfrutar y pasear con la cámara de manera ligera y entusiasta. No consiste en sufrir.
¡Disfruta!

©Hèlen A Vink, Zandvoort (Países Bajos) 30 de marzo de 2015