Lo suficiente exactamente: en 4 pasos

No falta nada ni hay nada que añadir: lo suficiente exactamente en la foto

En miksang nos centramos en lo que vemos ‘para traducirlo’ pura y directamente en expresión fotográfica auténtica.
Con la cámara como medio.

En miksang la foto es el derivado de este proceso: una foto exitosa de miksang es una foto armoniosa equilibrada.
En la que no falta nada ni hay nada que añadir.

En miksang una foto exitosa muestra exactamente lo que se ve, donde nada es demasiado ni hay nada que falte.
Lo suficiente exactamente, ¡libre y jubiloso!

No tenemos que eliminar nada,

no necesitamos añadir nada.

Experimentar sencilla y directamente lo que ya está ahí:

esta autenticidad nos liberará.

Maitreya sobre la naturaleza búdica

Fotografía auténtica

La fotografía auténtica es fotografía genuina: honrada con lo que vemos y honrada con lo que fotografiamos.

‘Genuina y auténtica’ comienza por comprender lo que hemos observado visualmente, antes de que la mente de la razón actúe.

Comprender lo que nos ha afectado en la multitud de los alrededores visuales directos.

Comprender comienza por sentir lo que se ve; miramos más y sentimos cuál es la percepción exactamente.

También esto muestra la diferencia entre percepción perceptiva y percepción conceptual.

  • Percepción perceptiva = sentir lo que nos afecta a través de una percepción sensorial. En eso consiste ver algo de repente, surgido de la nada. Sentimos una resonancia que en miksang se llama: relámpago de percepción. Nos manenemos en contacto con ese relámpago de percepción que es el hilo rojo que seguimos a tavés de todo el proceso de percepción hasta el final cuando apretamos finalmente el botón. Aquí centramos el proceso de percepción en eso.
  • Percepción conceptual = indirecta. Pasamos del sentimiento de experiencia sensorial directa y comenzamos a trabajar mentalmente con una idea, con una intuición. ‘Mentalmente’ es poner nombre a lo que vemos, buscando un contexto o dándole un contexto mental/emocional/intelectual: a parir de todo el conocimiento mental que tenemos en ese momento. Lo siguiente es separar lo que ‘me gusta’ y lo que ‘no me gusta’. Y como fotógrafo/a: “¿cómo hago una gran foto?” Aquí nos centramos en el resultado final, en la foto.

Aquí auténtico significa invertir tiempo en comprender lo que nos llama la atención visualmente.
Aquí auténtico significa invertir tiempo en lo que corresponde a la percepción y en lo que no corresponde a la percepción.
Aquí auténtico significa permitirnos fotografiar sólo lo que hemos visto real, directa y vívidamente.

No falta nada ni hay nada que añadir. Lo suficiente exactamente.

Relajar

  • relajarse, relajar la mente de la razón, las emociones y físicmente
  • las expectativas de lo que queremos fotografiar
  • lo que queremos como resultado final, la foto

Relajamos la mente ansiosa e inquieta y nos apoyamos en el no saber; no tenemos que saber lo que vamos a ver ni tenemos que saber cómo será la foto.

“Pero veo muchas más cosas alrededor”

Aquí surge la confusión: lo que se puede ver y lo que se ve realmente es muy distinto.
SIEMPRE hay más cosas que ver además de la resonancia, además del relámpago de percepción.

Ver desde el corazón, y sentir la atracción de algo que vemos de pronto es la simplicidad de ver algo en medio de la multitud de los alrededores visuales directos.

Lo vemos, lo sentimos.

Sentir la atracción es donde la mente disponible, los ojos despiertos y el corazón abierto se alinean.

Y entonces ahí estamos.

Nos mantenemos en contaco con el primer momento de impulso visual, y dejamos sencillamente que descanse la mente de la razón.

  • Hay que hacer unas cuantas respiraciones, sentir el equilibrio entre nuestro cuerpo, la resonancia y la riqueza visual.
  • Hay que mantenerse en la autenticidad, sentir la percepción y percatarnos de que sólo existe el AHORA.
  • No hay necesidad de encontrar otro momento de ver.
  • El aquí y el ahora es donde experimentamos la visión directa, en este momento del ahora.

Sólo existe este momento. Lo suficiente exactamente.

La práctica en 4 pasos

Ahora trasladamos la experiencia de sentirnos afectados en el momento del ahora: lo hacemos práctico.

A través de unas preguntas que nos plantamos, aplicando el pensamiento a 4 preguntas contemplativas.
Aquí alineamos la mente, los ojos, el corazón y la acción.

En estos 4 pasos, en estas 4 preguntas descansa la libertad de la expresión fotográfica auténtica y la alegría de la expresión fotográfica auténtica.

Estas 4 preguntas conducen a la traducción fotográfica auténtica. Incluido que no siempre es posible fotografiar algo que se ve vívida y directamente, entonces hay que soltarlo.

  1. ¿Qué me detuvo?
    Aquí nos quedamos quietos. O nos acercamos unos pasos más y entonces nos quedamos quietos. Literalmente quedarse quieto nos calma al instante y aquieta la mente pensante. Nos ralentizamos, invertimos un momento en preguntarnos “¿qué me detuvo?” Lo sentimos.
  2. ¿Dónde empieza y termina mi percepción?
    Sentir más dónde empieza y termina la percepción en sí. Aquí la palabra clave es ‘sentir’. A veces está claro inmediatamente, otras veces necesitamos la preguna siguiente para percibir con más claridad, o cuando nos distraen otros elementos visuales de alrededor. Y a veces vemos algo en un escenario visualmente complicado y, por lo tanto, necesitamos la pregunta siguiente.
  3. ¿Qué forma parte de mi percepción y qué no forma parte?
    Aquí nos volvemos más precisos. Podemos aplicar la deducción si aún no está completamente claro; nos preguntamos qué no pertenece a mi percepción: todas las sombras, límites, cosas pequeñas, ramitas, hojas, fragmento del borde de un tejado, alféizar, aire, etc. ¡Tomamos nota! Aquí la mente de la razón puede imponerse, a veces inconscientemente. Continuamos con esta pregunta o volvemos a sentir, ¿qué forma parte y qué no forma parte?
    No está grabado en piedra pero es una regla que funciona bastante bien: si decimos ‘creo que forma parte’, no forma parte, y si decimos ‘no creo que forme parte’ ¡entonces forma parte!
  4. ¿Es horizontal o vertical?
    Ahora, la última parte, ¿mi percepción es horizontal o vertical? Esta pregunta se convierte en práctica con la cámara. El sensor de la cámara es rectangular y tiene dos medidas: 4×3, 3×2. En todas las cámaras digitales tenemos que elegir cómo colocar el sensor: rectangular, cuadrado o panorámico. Con las dos últimas posibilidades dejamos una parte del sensor sin utilizar.

    Personalmente me parece más fácil usar todo el sensor, y tener en cuenta esta forma rectangular durante los 4 pasos o preguntas.

Ahora tenemos la foto.

¡Sencilla, jubilosa y libre!

En la que no falta nada ni se añade nada.

Lo suficiente exactamente. 

©Hèlen A Vink, 1 de noviembre de 2018

Este artículo también está disponible en: Holandés, Inglés

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Ff rekenen.... *