Mirar más allá de lo obvio

«No veo razón para grabar lo obvio» – Edward Weston |

Lo que implica con ‘lo obvio’ es a lo que estamos acostumbrados, lo que hemos acordado como colectivo en un consenso poner nombre a las cosas: llamamos ‘árbol’ a un árbol, ‘casa’ a una casa, ‘flor’ a una flor, ‘coche’ a un coche, etc. Y añadimos etiquetas además del nombre: «me gusta», «me disgusta», «me recuerda otros tiempos».

Edward Weston explora objetos mundanos alrededor de 1930. No busca sujetos materiales inusuales sino que mira durante más tiempo y con más profundidad hasta que llega lo inusual: investigar el objeto común y corriente hasta llegar a su esencia y belleza, a su verdadera apariencia. Invirtió tiempo mirando hasta que se despegó de lo obvio, despegado de las etiquetas puestas en ‘pimienta’. Y a cambio sintonizó conlas hermosas curvas y texturas. ¡Nadie lo había visto así antes!

La cosa material delante de uno, eso es todo
Maestro zen Huangpo (siglo VI)

edward weston, bell pepper, paprika, miksang, contemplatieve fotografie, mindfulness, mindful fotografie, misken, miskang Edward Weston – Pepper no. 30, 1930

Detener tantas prisas en este siglo, sentarse tranquilamente en la hierna, desconectar del mundo y regresar a la tierra, permitir que el ojo vaya a un sauce, un arbusto, una nube, una hoja, es “una experiencia inolvidable”…

Frederick Franck en ‘El zen de ver:ver y dibujar como meditación’

No miramos lo suficientemente de cerca

Poner nombres a las cosas es útil hasta cierto punto, para saber que nos referimos a la interacción. Poner nombre a objetos ‘ordenador’, ‘oficina’, ‘coche’, ‘servicio’, ‘beneficio’, ‘cuidado’ sabiendo que nos referimos al mis o sujeto y tema. Aunque por supuesto ¡no hay garantía!

Pero … lo que también ocurre al poner nombres siguiendo ciegamente el acuerdo colectivo de consenso, es que evita mirar más.

Y esto sucede muy rápidamente y, a menudo, bastante inconscientemente. «Es un árbol, sé lo que es, me gusta o me disgusta o no me importa». Y estamos seguros, sabemos que actuamos así, sabemos donde estamos: dat is dan genoeg, we denken te weten wat het is. Wat ons een gevoel geeft dat we weten waar we zijn en wie we zien; en we kijken niet meer verder.

En ook, met alles wat er nieuw verschijnt aan technologie, gadgets, entertainment, betere lenzen en betere photoshop software, wordt er steeds meer gekeken en gekeken. De snelheid loopt op.

Juist door deze snelheid en de veelheid wordt er steeds minder iets echt gezien zoals het is. In de steeds makkelijk bedienbare photoshop software die je tegenwoordig overal gratis bij krijgt, wordt een beeld al veranderd voor het werkelijk gezien te hebben.

Aumenta la velocidad de mirar e incorporar la información: que no es una garantía ni un un método eficaz para ver realmente, más allá de lo obvio.

Los testigos oculares son los menos fiables

Esto es famoso en el sistema judicial: los testigos oculares son los menos fiables. Hay una investigación constante en este campo y el fenómeno que se repite es que los testos oculares pueden ser fácilmente manipulados por el interrogador con preguntas que terminan en lo que no se ha visto en absoluto. Resulta que los testigos oculares cuando no han visto la escena real con todo detalle o cuando la viven con tensión, llenan los huecos de la memoria con suposiciones. Los interrogadores lo saben y lo usan para desviar a los testigos oculares hacia una ‘escena inexistente que no han visto’.

«Los testigos oculares llenan los huecos de la memoria relacionando cabos sueltos con detalles auto-razonados y creando así ‘falsos recuerdos'».

Conclusión: no miramos muy bien

Ahora

Hacer contacto y experimentar la conexión siempre ocurre en el aquí y el ahora: un requisto previo para ver. Los ojos pueden ser una puerta al recibir percepciones vívidas directas que conducen a vivencias gozosas de conexión, belleza y expansión jubilosa. Cuando no ponemos significado en el otro, excepto estar plenamente disponible visualmente, experimentamos el ahora. El ahora es libre de empujar y tirar, libre de llenar los detalles basados en el auto-razonamiento, libre de prejuicios, libre de inhibición. ¡Libre y jubiloso!

Anhelar la belleza

Todos compartimos el anhelo. Todos compartimos el anhelo de belleza. Todos compartimos el anhelo de querer experimentar cosas extraordinarias, de ver cosas extraordinarias. Se trata de un anhelo inherente profundo de unión, con todo, con nuestro verdadero yo, con lo que realmente va más allá de lo obvio.  met de schoonheid die we al in ons dragen, met de schoonheid in onze directe omgeving.

Beyond the obvious.

We kunnen iets zien zoals het is vóórdat we er over begonnen te denken, vóórdat we er iets van beginnen te vinden, vóórdat we er een mening over vormen. We kunnen het verschil gaan begrijpen tussen en direct en indirect; tussen waarnemen en conceptualiseren.

We kunnen werkelijk iets zien zoals het is, de schoonheid die iets al in zich draagt – voorbij benoeming, voorbij het gebruikelijke, voorbij associaties, voorbij wat we al weten, voorbij cultuur, voorbij tijd – tijdloos.

Si deseas ver la verdad

no mantengas opiniones a favor ni contra nada

Hsin Hsin Ming (siglo VI)


Aquí está mi selección de momentos recientos, vistos como nuevos.

49

Este artículo también está disponible en: Holandés Inglés