¡Recién visto!

Si somos capaces de relajarnos, de relajarnos al mirar una nube, de relajarnos ante una gota de lluvia y de vivenciar su autenticidad, entonces podemos ver lo incondicional que tiene la realidad, que reside simplemente, muy simplemente, en las cosas tales como son.
Chögyam Trungpa en Shambhala: la senda sagrada del guerrero

 

©Hèlen A. Vink