Míralo, siéntelo, ¡fotografíalo!

Siempre miramos, en cuanto abrimos los ojos.

Ver es un hecho.

Estamos ahí, todas las circunstanias están ahí, la belleza y la magia de lo corriente están ahí.

Realmente ver es nuestra conexión excepcional ¡con algo que surge directamente a nuestro alrededor!

No mires más lejos, no juzgues lo que ves, aléjate de asociar las cosas, quédate ahí.

Con atención en el ahora.

Deja que ocurra y siéntelo.

Déjalo entrar.

Siente la alegría, siente la ausencia del tiempo, siente la diversión, siente la facilidad, siente la belleza de las cosas tal como se presentan y cómo se producen las situaciones mientras se producen.

Luego actúa y exprésalo: haz una foto.

En medio de la alegría y, a veces incluso el extásis de ver realmente, de conectar realmente con la vista y los sentidos, con tranquilidad, con atención, sin expectativa pero con precisión ajusta lo necesario en la cámara y de forma elegante pulsa el disparador.

Y suelta.

¡Centrado, libre y alegre!

©Hèlen A Vink, 5 septiembre 2015, Zandvoort