Ver es liberarse

No hay nada que eliminar
ni añadir lo más mínimo.
La realidad actual hay que verla como realmente es:
quién ve la realidad actual se libera. 

Asanga, maestro indio del siglo IV.

Este texto se refiere a la vacuidad o vacío que es lo mismo que percibir las cosas como son, uno de los principios y prácticas más maravillosos y peor entendidos del budismo. Comprender y darse cuenta de la vacuidad o vacío es un anhelo profundo que todos tenemos para poder experimentar plenamente nuestra propia naturaleza inherente, nuestra propia pureza, el enorme abanico de experiencia y realización.

Permanecer viendo las cosas como son = experimentar la vacuidad o vacío = ver sin las proyecciones incesantes de lo que pensamos, lo que nos gusta o deja de gustar o no nos importa. Sin las proyecciones y con el estado despierto inherente se libera el que ve, experimentando todo el abanico de alegría y gozo.